EL PERRO

Pandemia

In flexiones on agosto 12, 2009 at 7:43 pm

El primer sintoma generalmente aparece al mediodía. Decís que hoy no te vas a pedir lo mismo de siempre. Entonces pedís a otro lado, que en el menú tiene lo mismo que todos. Te vas a la farmacia y volvés con caramelos. Ya no te hacen gracia los mails que te mandan tus amigos, pero igual los respondés haciendo un ruido monótono y rítmico con el teclado, con cara de que estás trabajando.

Salís, te molesta la gente de la calle, te parece que hoy hay más que nunca. Ya sabés con que te vas encontrar cuando llegues. Y al portero mejor que no se le ocurra decir nada. Entrás, te peleás por una pelotudez con tu vieja o con el que tengas a mano sabiendo que no tenés razón o que no es para tanto.

Salís a comprar algo que falta y te encontrás con frasquito de alcohol en gel perdido, manoseado, sobre un mostrador. Te pones un poco. Pero  te mirás las manos y es como si no te hubieras puesto nada.

Hasta te alegraría enfermarte  a ver si así se te cura un poco el aburrimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: